Si el primer burrito que terminó en la sartén fue un accidente o no está abierto a debate,  el hecho de que haya sucedido en América, la tierra de la comida rápida y los platos grasientos, no sorprenderá a nadie. El plato apareció en los menús americanos por primera vez en el estado norteamericano de Arizona en algún momento de la década de 1950. La ciudad de Tucson en Arizona todavía se llama a sí misma "el hogar de la chimichanga".

Sabías que… durante mucho tiempo, la gente pensó que la palabra "chimichanga" significaba algo así como "¿Cómo se llama?" También hay fuentes que afirman que la palabra significa serpiente española o mono asado, lo que en sí mismo suena como una leyenda urbana.

En primer lugar, un burrito tradicional se prepara con un relleno a su gusto, que a menudo consiste en tiras de carne, verduras, especias, queso y tomate. Los ingredientes se enrollan en una tortilla de trigo, cuyos extremos se fijan con una brocheta de madera para mantener los ingredientes dentro.

Aunque las chimichangas se sirven en un paquete ordenado, no son tan fáciles de comer. Suelen estar muy calientes y a menudo el queso derretido, la salsa y el relleno gotean después del primer bocado. Comerlas con cuchillo y tenedor también es un desastre, pero al menos el desastre estará en el plato y no en tu camisa.

Un burrito normal es un poco más pequeño, pero si tienes poco apetito opta por los tacos o las quesadillas, pero si te apetece algo más sustancioso, entonces opta por las chimichangas… con queso rallado encima, con salsa de tomate, en un lecho de lechuga iceberg o con un trío mexicano de crema agria, salsa y guacamole ¡buen provecho!