A continuación, te presentamos versiones saludables de algunos platos más icónicos de México.

Los escamoles y chapulines son de los platillos más exóticos debido a que los escamoles son larvas de hormiga denominadas “caviar mexicano” por lo costoso de su producción, lo más relevante y característico es que este tipo de larva contiene un gran contenido de proteína, incluso cuatro veces mayor que el de la carne. Por otro lado, los chapulines son saltamontes fritos o asados que contienen muchos nutrientes, ambos tipos de insectos son combinados con tortillas o el carbohidrato que se desee. Pese a lo raro de estos elementos son muy demandados para obtener mayor cantidad de beneficios en cuanto a sus nutrientes y el elevado índice de proteína que contienen.

El siguiente y uno de los más tradicionales es el mole, que consiste en un delicioso pollo especiado, cubierto de una salsa achocolatada con otras especias, si bien es cierto por si solo contiene elementos muy nutritivos y saludables, pero si se desea aumentar los beneficios que estos proveen y disminuir las calorías, el chocolate de la salsa puede sustituirse por uno amargo y con un porcentaje de pureza de al menos 80%

Un plato bastante característico por el contenido de picante que tiene, pero a su vez bajo en calorías siendo estas de tan solo 240 kcal para una porción de 300 ml es el Pozole peculiarmente valorado por su elevado porcentaje nutritivo, puesto que esta porción contiene todos los beneficios de los granos de maíz, los antioxidantes de la cebolla, porciones ligeras de lechuga y rábano ¿y cómo no? la proteína que se desee, desde carne, pollo o cerdo. 

Es increíble que todos estos elementos tradicionales y exóticos tengan tantos beneficios y a su vez puedan ser saludables y además contengan el más rico sabor mexicano.