El aguacate, más mexicano que nadie

Este fruto es conocido en otros países con el nombre de palta. Se caracteriza por tener forma de pera, posee una piel gruesa. Su pulpa es muy carnosa y en el centro posee una única semilla de gran tamaño que suele denominársela “hueso”.

Según los estudios realizados, el aguacate es oriundo de México y su historia se remonta a 10 mil años atrás, en el estado de Puebla, aunque por los restos fósiles hallados, se presume que el aguacate estuvo muy extendido sobre la tierra, millones de años atrás.

Se conocen tres “razas” básicas e importantes de aguacate: aguacate mexicano, guatemalteco y antillano. El entrecruzamiento de estas “razas” permitió la creación de variedades híbridas más resistentes y aptas para diferentes climas.

Las propiedades nutritivas del aguacate son innumerables, además de ser un componente básico de la comida mexicana. Su alto contenido de grasas monoinsaturadas, ácido oleico y Omega 3 colaboran al control de los niveles de colesterol y a equilibrar el ritmo cardíaco. El aguacate contiene altos niveles de proteínas, zinc y potasio, esto lo convierte en un “amigo” ideal de los deportistas ya que favorece la rápida recuperación de masa muscular. Su alto contenidos de carotenoides convierte a esta fruta en un agente que fortalece el sistema inmunológico y por la presencia de ácido fólico colabora en las etapas gestacionales, evitando posibles maolformaciones.

Como podemos ver, el aguacate posee una fruta que, además de ser un ingrediente fundamental en los platos mexicanos, es saludable. Señalemos, para seguir sumándole puntos a este regalo de la naturaleza, que estudios recientes han descubierto enormes propiedades nutritivas contenidas en el carozo del aguacate.

El guacamole

El guacamole es una salsa fría que se elabora pisando a machacando la pulpa del aguacate. Luego según la variedad de guacamole a preparar se va combinando con distintos ingredientes. Pero hay algo que todos insisten en que se debe tener en cuenta, al machacar la pulpa del aguacate hay que tomar la precaución de agregar unas gotas de limón antes de comenzar. La pulpa del aguacate se oxida con mucha rapidez y se pone negra, dando un feo aspecto, con el limón este proceso se retarda y nuestra pulpa machacada mantiene ese color verde tan vistoso.

La palabra guacamole se compone de dos vocablos náhuatl, que era el idioma que se hablaba en Mesoamérica, y que quiere decir mole – o salsa – de aguacate. Con la llegada de los españoles a estas tierras, se pretendió trasladar el aguacate mexicano a Europa, pero resultó casi imposible por lo que el guacamole continuó, por muchos años, siendo un privilegio de los habitantes de América.

El guacamole es una salsa que se utiliza para acompañar diversos platos mexicanos como tacos, quesadillas, carnes asadas y nachos. Los ingredientes más utilizados para combinar con el aguacate mexicano al preparar guacamole son la cebolla, el tomate y por supuesto, el infaltable chile.

Es, también muy común ver el aguacate cortado en trozos pequeños e incorporado a las ensaladas, dándoles a estas un sabor exquisito.

El aguacate en el mundo

Actualmente, el aguacate mexicano, se cultiva en diferentes partes del mundo, sobre todo en las regiones de Centroamérica. De las tres “razas” principales que hemos mencionado – la mexicana, la guatemalteca y la antillana – han surgido por diferentes cruzamientos que han servido para la extensión territorial del cultivo del aguacate.

Desde California, en los Estados Unidos, hasta Chile y Argentina, el cultivo de aguacate se ha extendido generando diversas y nuevas variedades.

Para su mejor desarrollo y crecimiento saludable, el árbol de aguacate necesita ciertas características particulares, tanto del clima como del suelo. Profundo y arenoso, así debe ser el suelo, con presencia nula o escasa de calcáreos y cloruros. Hay que evitar los suelos propensos a acumular agua, ya que el exceso de humedad actúa de manera negativa. Bajo cualquier circunstancia hay que evitar el encharcamiento de los suelos donde pretendemos que nuestros árboles de aguacate crezcan. En cuanto al clima, es necesario evitar los climas fríos ya que las bajas temperaturas atacan la floración del aguacate.

La extraordinaria comida mexicana nos permite conocer un ingrediente esencial, el aguacate mexicano. Un fruto que ha logrado imponerse en todos lados, de la mano de una de las gastronomías más reconocidas del mundo. Un homenaje a una fruta saludable y exquisita, todo un símbolo de un México que cotidianamente logra un reconocimiento internacional, cada vez más importante. El aguacate, un emblema cultural de México.