Los tomatillos son pequeños frutos verdes muy similares a los jitomates pero con un sabor entre agrio y cítrico que le aportan a sus platos un toque exótico y vibrante.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 21 Segundos
El codiciado tomatillo, la estrella de la salsa verde mexicana

Si es adicto a la comida mexicana seguramente no ha escapado de probar el singular tomatillo, una popular fruta escondida dentro de una cáscara de papel y que encierra un sabor especial. Puede encontrarlo en una variedad de colores y formas, su sabor es un poco cítrico y su textura es bastante firme, incluso si están maduros.

El término “tomatillo” proviene de la palabra náhuatl «tomatl» y si bien denota “tomate pequeño”, ambos no deben confundirse ya que el tomate verde es un fruto inmaduro de uso limitado precisamente por su estado de maduración, mientras que el tomatillo puede durar mucho más, además sus sabores y texturas son bastante diferentes. El tomatillo se consume crudo, en estofados o asado y es la estrella de la famosa salsa verde mexicana que adorna con personalidad a las enchiladas, tacos y chilaquiles.

El tomatillo es un fruto originario de Centroamérica, donde fue domesticado por los Aztecas en el año 800 a.C. siendo desde entonces un cultivo silvestre que permanece hasta nuestros días por su fácil método de cultivo. Sus diversos usos en la cocina le confieren versatilidad ya que es ampliamente utilizado en la preparación de salsas, ensaladas, pico de gallo, sopas, cremas, mermeladas y en ricas bebidas como la espectacular “Bloody Mary verde”.

Este fruto generalmente es obtenido fresco en mercados y supermercados, por lo que debe ser precavido a la hora de seleccionarlos ya que cuando sobrepasan su estado de maduración, tienden a perder su sabor único y especial que distingue a los sabores de la cocina mexicana.