El pan de pichón fue creado en una panadería de Pomuch llamada “La Huachita”. Un día el tío Jorge, siendo el gerente del negocio de la panadería, estaba atravesando por una fuerte resaca y le pidió al panadero que le hiciera un pan con jamón y queso para darle algo al estómago. 
 
El panadero Gustavo García Chabelo puso manos a la obra para preparar el pan que le habían solicitado y para ello agarró un poco de masa que tenía hecha para hacer el pan francés, le puso jamón, chile jalapeño y un queso típico mexicano que es muy similar al queso cheddar llamado Daysi. 
 
En el techo de la panadería era común que las palomas construyeran su nido, el panadero ya estaba preparando el horno de piedra para meter el pan y de repente un pichón se cayó sobre la mesa donde estaba el pan, este acomodó el pan, que no había sufrido ningún daño, y lo metió a hornear y al pichón lo llevó a su nido.
 
De ahí se originó el nombre de pan de pichón, cuando el pan salió del horno, les gustó mucho ese pan crujiente que combinaba perfecto con el queso fundido, el jamón y por supuesto como buen plato mexicano el picor del chile jalapeño, el preparado les gustó tanto que decidieron hacerlo para los clientes, obteniendo mucha aceptación tanto así que se volvió muy popular en la zona y es uno de los platos referentes del Estado.