El Agave Tequileña variedad Weber mejor conocido como agave azul, es uno de los muchos tipos que pertenecen al género de Agave, que desde los tiempos de las civilizaciones mesoamericanas ha sido un cultivo de mucha transcendencia, siendo utilizado como fuente de endulzantes y fibra.

En la época prehispánica, los indígenas aprovechaban cada parte del agave azul en diferentes usos, por ejemplo la savia para curar heridas, las pencas y las espinas para fabricar herramientas y el aguamiel se utilizaba como bebida alcohólica en los rituales .

El origen del tequila, de acuerdo a una leyenda ancestral, se asocia a la caída de un rayo sobre sembradíos de agave de donde brotó una miel de aroma agradable, que luego descubrirían adquiría propiedades embriagantes al fermentarse. Durante la Colonización, los españoles trajeron nuevas técnicas a América como la destilación a través de alambiques con la que obtenían el vino de mezcal o mezcal de Tequila, nombrado así por producirse en la región de Tequila, mientras que la palabra “mezcal” proviene del náhuatl mexcalli que significa agave horneado.

En el estado de Jalisco, las plantaciones de agave azul datan desde el siglo XVII en una zona volcánica conocida como el Valle de Amatitán-Tequila o “Plateau Santa Rosa”, donde se originó el cultivo del agave azul o Agave tequilana W.

En la actualidad el agave azul es uno de los rubros agrícolas más importantes de los Estados de Jalisco, Michoacán, Tamaulipas, Nayarit y Guanajuato, donde se cultiva y recolecta para la producción del famoso tequila mexicano que goza de reconocimiento internacional ya que es una bebida que puede encontrar y degustar en cualquier parte del mundo. De hecho personalidades de diferentes ámbitos han incursionado en el área de la fabricación de sus propios tequilas, por lo que lo han visto como un lucrativo modelo de negocios.