El nombre de este platillo es una modificación de la náhuatl tlaoyo, que quiere decir “empanada de maíz desgranado” y tlaolli que quiere decir comida. También a este plato se le conoce como clacoyo, clacoyito, tlatloyos que va variando dependiendo de la zona. 
 
Los tlacoyos son un plato de origen prehispánico que se sigue cocinando al estilo antiguo, al comal, lo que han arrojado las investigaciones es que este plato era la provisión que llevaban los indígenas de Mesoamérica durante sus viajes. El alto nivel nutricional del maíz nixtamalizado les permitía comer solo dos veces al día y también les daba las energías necesarias para que rindieran en su trabajo.
 
Tradicionalmente los tlacoyos se preparaban con el maíz azul y se rellenaban con frijol, requesón o habas y complementaban con una ensalada de nopales, salsa picante y cebolla. Los españoles probaron por primera vez los tlacoyos en Tlatelolco y les agradó tanto que lo asimilaron en su dieta, añadiéndole lácteos y res.
 
El plato tradicional fue asimilando los ingredientes traídos por españoles y fue evolucionando con el tiempo dando origen a otros platos como las gorditas, las sopes y las picadas con su ingrediente principal el maíz siendo el precursor de muchos antojitos mexicanos. Actualmente puedes conseguir varios estilos de tlacoyos dependiendo del estado en el que te encuentres.
 
Vas a encontrar que lo hacen con maíz azul o blanco, los rellenos pueden cambiar y el acompañamiento, además del relleno tradicional también los rellenan con papa, alverjon, tinga y chales. La forma de los tlacoyos también va cambiando dependiendo de la región, los hacen ovalados, oblicuos y triangulares, es muy común que les pongan un poco de queso, crema, nopales y un poco de cebolla.