Pan de muerto

Es un exquisito y esponjoso pan tradicional mexicano típico para el día de los muertos, que combina todos sus ingredientes con el aroma de anís. Su forma simboliza el cráneo y los huesos de los difuntos

Repostería
2 horas
6 Porciones

Ingredientes

300 gramos de Harina de trigo

100 gramos de Mantequilla

75 gramos de Azúcar

25 gramos de Manteca

10 gramos de Levadura

6 Huevos

1 cuchara de Agua de azahar

1 cuchara de Anís

1 Huevo para barnizar

1 pizca de Sal

Flor de cempasúchil

Manteca

Preparación

Paso 1 : Para preparar el pan de muerto, se debe comenzar fermentando la levadura disolviéndola en un poco de pulque o agua tibia, y agregando un poco de harina hasta formar una pasta suave.

Paso 2 : Se deja reposar en un lugar cálido, tapando el recipiente con un lienzo; una vez que haya subido al doble, estará lista para usarse.

Paso 3 : Luego se cierne en una tabla de amasar el resto de harina con la sal; se hace una fuente y se colocan allí todos los ingredientes y la levadura fermentada.

Paso 4 : Se amasa hasta que la masa se despegue de la tabla.

Paso 5 : La masa se coloca en una cacerola engrasada con manteca; se tapa con un lienzo y se deja reposar en un lugar cálido hasta que aumente al doble su tamaño.

Paso 6 : Después, se coloca la masa en la tabla y se moldean los panes del tamaño deseado; con un pedacito de pasta se hacen los adornos habituales.

Paso 7 : Se colocan en láminas para horno, que deben estar previamente engrasadas y enharinadas; se barnizan con huevo batido (si es posible, con flor de cempasúchil) y se dejan reposar.

Paso 8 : Posteriormente, se meten al horno precalentado a 350 °C; una vez que suban y hayan comenzado a dorarse, se baja la temperatura hasta que estén bien cocidos.